9 tips para cocinar a la parrilla

 Uno de los mayores placeres del verano es asar a la parrilla. Asar a la parrilla no se trata solo de la comida, es un ritual y una ceremonia. 

9 tips para cocinar a la parrilla

Para aprovechar al máximo tu temporada de parrilladas, te invitamos a descubrir el asado perfecto y dominar el arte de asar a la parrilla.

1 – Cuando se trata de lo que pones a la parrilla, la calidad de los ingredientes importa. 

Los cortes de carne serán magros y saludables. Deberás encontrar ingredientes de calidad excepcionalmente alta no solo para la carne, sino también para el pollo, cerdo, pescado y verduras.

Esto significará que al final, al comer la comida, podrás apreciar mucho los sabores y texturas. 

Cuando cocines a la parrilla este verano, obtén productos de la mejor calidad que puedas y prueba la diferencia. 

2 –  Grill sobre madera

Asar a la parrilla a gas es una ofensa. Un buen asado siempre se hace con carbón vegetal o leña. 

Al preparar la parrilla se comienza con un fuego de leña en un rincón. Una vez que las brasas se calientan, se colocan debajo de la carne para cocinar.  

Cuando la carne se cuece sobre un fuego de leña, los sabores se intensifican, lo que hace innecesario el uso de adobos o frotaciones.

Las carnes desarrollan maravillosos sabores ahumados que no son abrumadores. 

La próxima vez que cocine a la parrilla, piensa en usar carbón vegetal o  fuego de leña y prepárate para notar la diferencia. 

3- No dejes que las llamas toquen la comida

Las buenas parrillas de barbacoa son diferentes de las parrillas típicas.  Una de las diferencias más llamativas es que las parrillas de barbacoa tienen una manivela que sube o baja la parrilla.

Y si observas de cerca las parrillas, notarás una segunda diferencia.  Las parrillas tienen forma de V. Esto ayuda a capturar y contener la grasa y los aceites.  En lugar de que la grasa gotee en el fuego y provoque llamaradas, la grasa se desliza a través de las parrillas en forma de V y se desliza hacia una ranura. 

Esta grasa se puede reutilizar para rociar la carne y también facilita mucho el proceso de limpieza. 

El fuego es el enemigo en la parrilla. Este es uno de los secretos de las técnicas de asado. El contacto con llamas directas provoca quemaduras o «sobrecarbonización», lo que resulta en sabores quemados y amargos. 

Esto no es bueno para la carne ni para la salud.

4- La «Costra de la carne». Otro de los secretos para hacer una buena parrilla.

El paso más importante al cocinar la carne es el primer contacto entre la comida y la parrilla. Debes mantener la carne en contacto con la parrilla para que se forme una fina costra marrón. 

La costra mantiene la carne húmeda al evitar que el jugo se escape mientras la carne se cocina.

SI observas a un buen asador o al maestro de la parrilla, no los verás voltear la carne.  Hay que respetar el primer contacto entre los alimentos y la superficie de cocción. 

El arte consiste en cocinar la carne con la cantidad adecuada de asado para que tenga una corteza agradable sin quemar la carne. Esto requiere práctica, pero vale la pena el esfuerzo para obtener los sabores más jugosos de la carne. 

Un consejo para recordar es sacar la carne del refrigerador antes de cocinarla para que alcance la temperatura ambiente. Si la carne está demasiado fría cuando se pone a la parrilla, puede resultar difícil comerla.

5 – Grill lento a bajas temperaturas

El asado significa que la carne se cocina larga y lentamente. 

Con la carne magra de las vacas, que se esperaría se seque, sorprende es que está crujiente por fuera y jugosa por dentro.

Debes mover el carbón caliente debajo de la carne y ajustar la parrilla para regular las temperaturas para obtener la máxima jugosidad.

Esta técnica de cocción a fuego lento durante largos períodos transforma incluso la carne más magra de animales alimentados con pasto en bellezas tiernas y deliciosas. 

La espera es larga y los aromas pueden resultar dolorosamente deliciosos.

6- Cuanto más simple sea la salsa, mejor

Cuando comiences a utilizar buenos productos y la carne se cocine durante lentamente mucho tiempo, encontrarás que rara vez necesitarás agregar condimentos a la carne. Un poco de sal y hojas de laurel estarían bien.

La salsa más popular para el asado es el chimichurri. Esta salsa está hecha de perejil, ajo, orégano, pimiento rojo, vinagre y aceite de oliva. El chimichurri se puede poner encima de la carne como toque final justo antes de comer.

Si  lo deseas, puedes hacer salsa chimichurri en casa. Es mejor prepararlo uno o dos días antes de la barbacoa, ya que la salsa chimichurri envejece con el tiempo y se vuelve mucho más sabrosa.

Al mantener los condimentos y las salsas simples, coloca la carne al frente y al centro. El sabor de la carne no está enmascarado por salsas espesas y de sabor fuerte. 

Para tu próxima barbacoa, considera usar solo sal y hierbas. 

7- Pon más que carne a la parrilla

Si bien la carne de res es el rey del asado, cuando prepares una barbacoa este verano, sé creativo y pídele a tu carnicero cortes y trozos de carne que no sean comunes. 

8- Emula los rituales de la barbacoa

Preparar la carne y asar a la parrilla no debe ser un asunto fortuito. Debe existir un ritual y un proceso. Primero, hay un encargado de la parrilla. Es un papel de honor y el asador se encarga del proceso de asado de principio a fin.

El proceso comienza con la preparación de las brasas. La cocción lenta y prolongada es clave.

A la hora de cocinar, el aperitivo más común que se sirve es el chorizo. A continuación del chorizo se sirven otras carnes simples (pollo o cerdo) y finalmente los distintos cortes de carne de ternera o vaca. 

Una vez servida la carne y todos han comido una cantidad considerable, alguien grita “un aplauso para el asador”.  Todos aplauden para mostrar su agradecimiento por el asador que ha estado cocinando a más de 90 temperaturas durante varias horas.

Considera la posibilidad de crear tus propios rituales en torno a su rutina de asado a la parrilla. 

9- Disfruta del momento

Muestra aprecio por la comida y los momentos compartidos. Es una experiencia tradicional con los familiares o amigos en sus hogares.

Si te invitan a un asado, no pierdas la oportunidad. Disfruta de un ambiente relajado y un ritmo lento para comer. 

No planees nada más en tus días de parrilla. Simplemente relájate, disfruta de la buena comida, la buena compañía y está completamente presente en el momento.

En resumen; mejora  tus habilidades con la barbacoa y sorprenda a sus invitados con estos consejos para asar a la parrilla. Prueba cortes de carne nuevos y diferentes. 

Y resalta los sabores con una salsa chimichurri brillante y picante. Tu experiencia de parrillada este verano será aún más memorable.

Publicar un comentario

Muchas gracias colaborar escribiendo un comentario.
Los comentarios serán revisados por un administrador antes de publicarse.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Sección Decoración Navideña